Una alimentación saludable

Una buena nutrición y una dieta balanceada ayudan a que los niños crezcan saludables. No importa si tu hijo es un niño pequeño ó un adolescente, usted puede tomar las medidas necesarias para fomentar nutrición y formar hábitos alimenticios. Las cinco mejores estrategias que puedo recomendar es:


  • Establecer un horario regular para las comidas en familia.
  • Servir una variedad de alimentos y refrigerios saludables.
  • Contarles de donde provienen sus alimentos.
  • Evite las peleas por la comida.
  • Involucrar a los niños en el proceso.
Sin embargo, entiendo que no es fácil cuando nuestra agenda colma de responsabilidades, proceso las recetas sencillas que nos dan un espacio son excelentes aliadas.
Comer en Familia

Es una costumbre agradable para papás e hijos. A los niños les gusta pertenecer a un seno de familia, y los papás tienen la oportunidad de ponerse al día con sus hijos. Los jóvenes que participan en familia con regularidad presentan características tales como:


  • Comer frutas, vegetales diversos y cereales.
  • Es menos probable que elijan refrigerios poco saludables.
Por otra parte, las comidas en familia dan la oportunidad de presentarle al niño nuevos alimentos, y de que usted esté presente para que el imite una dieta saludable y compartida.

Muchas veces es probable que cuanto más grandes los hijos busquen compartir tiempo con amigos, aquí algunas estrategias que puedes probar:


  • Permitirle que comparta tu mesa con alguno de sus amigos.
  • Involucrar al adolescente en la planificación de la comida y/o en la preparación de sus alimentos.
  • Haga que la hora de la comida sea un momento agradable y donde todos se sientan a gusto de intercambiar ideas y pareceres distintos sin censura.
Comer en familia
¿A qué llamamos una comida en Familia?

Esta acción de alimentarnos no solo tiene que ver con comer, propiamente dicho. Sino que involucra emociones que se viven, comportamientos y emociones que se adquieren progresivamente dentro de la familia a partir de la relación con nuestros padres en los primeros años de vida. Para muchas familias este es uno de los pocos momentos para compartir juntos y convivir. Exteriorizar sensaciones del día a día, construir un sentido de identidad y trasmitir valores. Esto fortalece el autoestima de todo niño y procura una adolescencia en la cual somos más participativos. Al comer juntos los niños se sienten más acompañados, se sienten más valiosos, confíen más en sus padres y se sientan valorados. Es muy importante generar en la mesa un momento de bienestar y de compartir. No se recomienda generar conversaciones tensas para así volver a querer repetir la experiencia.

Ideas de conversaciones bonitas en familia para compartir una cena saludable.
  • Si viajarías a la luna ¿A quién de tus amigos extrañarías más?
  • ¿Cómo estuvo hoy la diversión en tus recesos de clase?.
  • Si fueras productor de cine ¿ Sobre quién harías una película?
Niña soñando
Familia Abrazandose
Consejos para papás
  • Comunicar es preguntar y luego hacer un silencio, ... para escuchar y entender que nos dice nuestro niño.
  • No confundir el diálogo con un monólogo ó sermón durante la comida.
  • Junto con el silencio está la capacidad de escuchar.
  • Dejar hablar a nuestros hijos. A través del diálogo, padres e hijos se conocen mejor, sobre todo sus opiniones y su capacidad de verbalizar los sentimientos.
El discurso no cambia a la persona, por lo contrario, generalmente lo cansa y lo aburre. Trasmite y educa mucho más la convivencia que la verbalización de los valores que se pretenden inculcar. Por otro lado, el diálogo debe albergar la posibilidad de la réplica. La predisposición a recoger un argumento del otro y adquirir que puede no coincidir con el propio es una de las condiciones básicas para que el diálogo sea viable. Sé parte de diferentes planos de autoridad no habrá dialogo.